Un mundo

Nuestra responsabilidad social no se detiene en fronteras nacionales. Como uno de los principales ofertantes de bisutería de moda, tenemos la posibilidad – y creemos que también la obligación – de evitar cualquier forma de explotación.

Desde 2001 nos esforzamos por garantizar que se cumplan las leyes y condiciones laborales vigentes en los países de producción nacionales. Consideramos a nuestros proveedores como socios y trabajamos conjuntamente con gran compromiso, tacto y labor de sensibilización para implementar nuestro código de conducta (Code of Conduct).

Los auditores que contratamos en cada país nos ayudan a nosotros y a los proveedores a visitar regularmente sus centros de producción y comprobar el cumplimiento de las normas. En caso de incumplimiento se discuten medidas correctivas, las cuales son verificadas por nuestros auditores una vez transcurrido un plazo razonable.

Así pues, el código de conducta impuesto por nosotros para este tema no se aplica tan sólo a la propia beeline, sino a toda la cadena de producción. Nuestros clientes pueden estar seguros de que los precios asequibles de nuestros productos no se pagan caros en otro lugar.